Desmontando los “xeodestinos” turísticos (parte 1)

Llevo unos días dando vueltas para escribir una entrada sobre la aplicación del concepto de “geodestino turístico” en Galicia. Hablo de aplicación pues la base teórica parece válida así como la definición que encontramos en la Lei de Turismo de Galicia:

Geodestinos: “áreas o los espacios geográficos limítrofes que comparten una homogeneidad territorial baeada en sus recursos turísticos naturales, patrimoniales y culturales, con capacidad para generar flujos turísticos y que, junto a su población, conforman una identidad turística diferenciada e singular”

Una definición clásica que se aproxima al concepto de “comarca” y que se puede aplicar a otros fenómenos o actividades asentadas en un territorio concreto. Puede ser útil para acotar, clasificar y organizar las áreas donde la actividad turística se manifiesta con mayor intensidad.

El fallo está en la aplicación. Para ilustrarlo recordamos una frase empleada por el presidente de la Xunta de Galicia durante la presentación del famoso mapa con los 16 geodestinos:

“cada rincón de esta tierra engrandece el destino Galicia”

Una frase bonita y muy adecuada para un discurso institucional, incluso para introducir un programa del estilo de“Desde Galicia para el Mundo” pero desacertada para utilizar en un proceso de ordenación territorial del turismo.

Mapa de Xeodestinos de Galicia

Mapa de Geodestinos de Galicia. Extraído del Blog de Turgalicia

La realidad es exactamente la contraria. La configuración y atributos de un destino turístico dependen de pequeñas porciones de territorio y de una reducida lista de elementos relevantes. Por este motivo, en un mapa a escala gallega, deberían aparecer áreas “en blanco” plasmando que existen muchos términos municipales que no aportan practicamente nada al sistema turístico.

Alguien no fue capaz de entender que elaborar el mapa de los destinos turísticos gallegos es muy diferente de dividir un mapa de Galicia en geodestinos. Para la primera opción tendriamos que emplear conceptos como productos, accesibilidad, áreas de influencia, escalas, equipamientos, entes gestores, imagen o actividad complementaria entre otros.

La Xunta se decanta por la segunda opción centrándose en los supuestos recursos partiendo de la premisa de abarcar el 100% del territorio. Con esta metodología retrocedemos 30 o 40 años y tenemos como resultado un mapa discutible, que no ha sido consensuado e imposible de aplicar en buena parte del territorio. La inadecuada división, la ausencia de entes gestores locales y la propia falta de actividad turística son algunas causas.

Del mismo modo que la simple existencia de peces en el mar non te convierte en una potencia pesquera, contar con patrimonio, paisajes o buena gastronomía non es suficiente para ser un destino turístico. Para planificar hay que tener en cuenta la complejidad del sector y a sus múltiples manifestaciones tanto económicas, como sociales y ambientales. Partir de visiones parciales y criterios obsoletos convierten una buena idea en fracaso.

En resumo, la Secretaría Xeral de Turismo ha perdido una oportunidad para dotarse de una herramienta adecuada para desenvolver las tareas de gestión y coordinación de la actividad turística que tiene encomendadas. Espero que en esta nueva etapa se puedan reconducir algunos procesos e aplicar otros métodos de trabajo que permitan, entre todos, mejorar la competitividad de Galicia como destino turístico.

P.D. En este  vídeo podéis encontrar la descripción de cada uno de los geodestinos

Girado desde la FBS (Francelos Business School)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *